martes, 12 de diciembre de 2017

NACIONALISMO, INDEPENDENTISMOS Y LUCHA DE CLASES.

Como últimamente el debate impuesto por el nacionalismo identitario en Catalunya, que desemboca indefectiblemente, según dicen y actúan los protagonistas del mismo, en la separación de esta comunidad de España, esconde, camufla, difumina y disuelve los problemas reales y las ideologías plurales que sostienen y proponen alternativas diferentes a los problemas de la sociedad, tanto a la catalana como a la española en su conjunto. Por ello, veo la necesidad de precisar algunas cosas elementales para que no haya malos entendidos sobre los conceptos, las palabras y los mismos proyectos, en este caso el que me mueve a mi y a todos y todas los que nos reclamamos del pensamiento comunista, marxista, socialista y socialdemócrata no socialliberal. 
Ante la ofensiva nazional-independentista que lo emborrona y tapa todo, he afirmado reiteradamente que el nacionalismo en sus diversas expresiones, sea más grande o más pequeño en número de personas y territorio, esconde y liquida la lucha de clases y hasta el mismo sentido de clase. Esto se produce al confundir, mezclar y unificar en una identidad ideológica, social y política, uniforme, sin ideología ni intereses contradictorios, a las diversas expresiones que pugnan, o pugnaban, por alternativas y soluciones diferentes a los problemas colectivos, desde la pertenencia a sectores plurales y diversos de las clases trabajadoras, que venden su fuerza de trabajo en el mercado, por un lado, o desde la clase poseedora hegemónica que obtiene sus beneficios de la plus valía generada por todos los trabajadores, por el otro. En conclusión, si existen diversas composiciones económico-sociales por el papel que juegan en la economía, la sociedad y la vida, existen también intereses distintos. Citando de nuevo  a Lenin ante los que lo manipulan, tergiversan o lo elevan a los altares:  "En cada cultura nacional existen, aunque no estén desarrollados, elementos de cultura democrática y socialista, pues en cada nación hay una masa trabajadora y explotada, cuyas condiciones de vida engendran inevitablemente una ideología democrática y socialista. Pero en cada nación existe asimismo una cultura burguesa, (y además, en la mayoría de los casos, ultrarreacionaria y clerical), y no simplemente en forma de "elementos", sino como cultura dominante. Por eso, la "cultura nacional" en general es la cultura de los terratenientes, de los curas y de la burguesía". (Lenin en La cuestión Nacional). 
No les parece que esto que dijo Lenin hace cerca de 100 años tiene algo que ver con lo que ha pasado y pasa en España. Con el sistema económico, social y el nacional-catolicismo en toda España, durante la dictadura franquista; y con la economía, lo social y la iglesia identitaria  actualmente en Catalunya. Si en la Dictadura la burguesía, incluida la catalana, se aprovechaba en todo el territorio español del sistema, actualmente ha continuado haciendo lo mismo en la democracia parlamentaria. Y ninguna burguesía se ha privado de nada: beneficios a mansalva para toda ella con las leyes del capital; y saqueos públicos con la corrupción, utilizando gobiernos y administración, por parte de importantes sectores de ésta. Y la resistencia, a veces difícil, de la clase trabajadora en la defensa de sus salarios, condiciones laborales, derechos sindicales. En suma, en sus condiciones de vida y de trabajo.
Es ahí donde se debe buscar, y se encuentra, la "LUCHA DE CLASES" y no en una especie de confrontación violenta permanente entre la clase trabajadora y la clase poseedora. Lo que no excluye, sino que presupone, las acciones de lucha, las huelgas, manifestaciones y todo tipo de acciones masivas en defensa de los derechos justos y de las reivindicaciones negadas. La lucha de clases no es, pues, una acción física agresiva y violenta de la clase trabajadora contra la burguesía, sino que es descubrir la falsedad e injusticia de sus políticas, denunciar los beneficios injustos, la corrupción  y el enriquecimiento privado de una minoría a costa de la explotación, la mayoría de veces brutal y al margen de las leyes, de la mayoría que con su trabajo manual e intelectual hace funcionar la sociedad. En resumen, es contrastar las propuestas y políticas posibles frente a las del adversario de clase. Y ganar en la perspectiva histórica porque así lo quiera la mayoría.
Y con ello se pasa a lo más concreto de la lucha de clases: defender lo público frenta a lo privado, en servicios sociales básicos como en la educación y en la enseñanza, o en sectores empresariales de banca, energía, transportes y bienes considerados de interés colectivo; exigir salarios y pensiones justas; que los beneficios empresariales privados sean razonables y legales, castigando la corrupción con la devolución íntegra de lo robado y las penas correspondientes; exigir que la democracia no se quede a la puerta de las empresas, sino que los trabajadores y las trabajadoras puedan opinar, proponer e intervenir sobre todas las cuestiones que les afectan; lucha de clases que representa la negación y rechazo de cualquier tipo de nacionalismo y la defensa de la solidaridad e internacionalismo entre personas y pueblos, empezando aquí, en Catalunya y en toda España, no rompiendo nada de lo construido historicamente y continuando la construcción del bienestar colectivo hacia la democracia plena, la emancipación social y el socialismo; luchar contra la guerra y defender la paz como algo irrenunciable de la lucha de clases.

lunes, 11 de diciembre de 2017

Francisco Frutos Gras ha compartido una página.
58 min

EL PAÍS ofrece noticias de última hora y toda la actualidad nacional, internacional, economía, deportes, sociedad, viajes. Y mucho más. http://elpais.com/

(Click y casi al final se encuentra)
Unas notas de Lenin, tan manipulado siempre,  o venerado dogmaticamente, sobre la mal llamada cuestión nacional, cuestión que como casi todo en la vida económica, social y cultural tiene su base en la división y lucha de clases e intereses. Y los nacionalistas, todos, se envuelven en las banderas de la "verdad" y la "patria", una verdad y una patria inventadas artificialmente a gusto de las miserias morales y políticas de los que dominan o quieren dominar.
Jose Fernandez Martinez
20 horas
En cada cultura nacional existen, aunque no estén desarrollados, elementos de cultura democrática y socialista, pues en cada nación hay una masa trabajadora y e...
Ver más

viernes, 8 de diciembre de 2017

JERUSALÉN: OTRA VEZ EL IMPERIO YANQUI-SIONISTA  CONTRA PALESTINA. Y MATAN  Y DESTRUYEN. Y VAN....

No había bastante con que Palestina, Iraq, Libia, Siria..., y toda la región soportaran durante años las intervenciones criminales y destructoras de saqueo y dominio por parte de un estado gansteril, con Bush, Obama o Clinton a la cabeza, que ahora llega el redentor Trump para continuar, junto con su socio sionista de Israel, el robo y la destrucción de un pueblo. De nuevo el régimen imperial neoliberal  decide, ciscándose en todas las leyes, normas y decisiones internacionales, volver a armarla, reanudando la nunca interrumpida agresión contra el pueblo de Palestina, lo que intensifica la espiral de violencia que ya ha producido los primeros muertos, heridos y perseguidos por parte del ejército terrorista invasor. Trump, como los otros presidentes, inicia el fuego, de común acuerdo con Israel, que es el que pone las balas, para ejecutar una nueva acción de robo, de provocación y de guerra. 
Ahora se trata de poner en marcha el plan aprobado hace años por una administración de EEUU que declaraba Jerusalén, ciudad ocupada por el ejército sionista, como capital única e indivisible del estado de Israel. Una acción que la Autoridad Palestina ha calificado de unilateral y provocadora, y que no tiene otro nombre que acción de guerra. Otra más.
¿Qué pretende Trump con este acto de usurpación al pueblo palestino de Jerusalén Este, la parte de la ciudad que representa la capitalidad de un pueblo al que le han robado tierras, olivos, calles y casas? Lo de EEUU y sus diferentes gobernantes, siempre al dictado de los lobby judío-sionistas norteamericanos y mundiales, sólo tiene una explicación, ya que es lo que han hecho siempre: la inercia del dominio de los pueblos por parte del que tiene, o cree tener, eternamente, todo el poder en la punta del cañón y en la caja de las finanzas. A partir de este simple esquema funciona todo. Y Trump es un pelele más de ese juego, aunque haya ingenuos, voluntaristas o despistados que creen que Trump vino para cambiar de base la actuación imperial de EEUU en el mundo. Estados Unidos no cambia nada si no es algo favorable a sus intereses, o sino se le obliga a cambiar por la fuerza y la decisión de los pueblos, incluida la parte del norteamericano hastiada de aventuras. 
La siguiente pregunta sería: ¿Qué hace la comunidad internacional ante esta nueva afrenta de EEUU e Israel al pueblo palestino después de no haber hecho nunca nada contra las permanentes agresiones, robos y matanzas de éstos, limitándose siempre a una declaración retórica de condena que los sionistas se pasaban por el forro? ¿Qué hacen los burócratas de la UE, además de una nueva y educada declaración de condena? Ahí quedan las preguntas sin respuesta. Las respuestas más o menos contundentes sólo vendrán de los movimientos, organizaciones y personas solidarias con Palestina y su pueblo, denunciando esta nueva infamia, boicoteando todo tipo de productos de Israel, movilizándose en las plazas, frente a las embajadas sionistas y no dejando tranquilos a los jerifaltes y diplomáticos israelíes que pululan por nuestros países.

           SOLIDARIDAD CON EL PUEBLO PALESTINO.
     
  

   
EL DEGRADANTE ESPECTÁCULO DE AYER EN BRUSELAS.
Cómo es que hasta siento vergüenza ante tan patéticas, esperpénticas y cómicas muestras de infantilismo político, por llamarlo de alguna forma al que, perplejos, pudimos ver ayer en Bruselas. No se privaron de nada las y los malos payasos políticos de la extrema derecha nacionalista catalana, acompañadas y jaleadas por la extrema derecha europea, que me recordaron a otras muestras que con risas, cánticos, actos de fe, desfiles al estilo 11 de septiembre regaron Europa de sangre en los años 20, en los 30 y en los 90 del pasado siglo. ¡¡Quién te ha visto y quién te ve Catalunya!! Recuerdo aquellos tiempos del franquismo, y después, en los que Catalunya, a través de la expresión y lucha de sus trabajadores, con CCOO a la cabeza, de las acciones políticas, con un destacado papel del PSUC, de las iniciativas de los intelectuales y artistas, de las mujeres en defensa de la igualdad, de los universitarios, era un ejemplo a seguir en toda España, a pesar de las contradicciones que, como cualquier otra sociedad, tenía Catalunya. Lo de ayer en Bruselas como lo que está ocurriendo desde hace años en las calles de Barcelona y su periferia y en la profunda Catalunya reccionaria carlista, es bochornoso. Los aventureros y gentes de mal vivir como Puigdemont, Mas, Rull y Turull, Junqueras y Rovira..., y suma y sigue, en una sociedad medianamente crítica, deberían haber sido llevados al museo de los trastos curiosos e inútiles. Sin embargo, parece que todavía les van a dar aire el próximo 21 D. Si en el conjunto de España, la izquierda real, la que no abdica de sus principios y valores y los adecúa a las nuevas circunstancias, no la "progresía" arribista del silloncito y el carguito, tiene un problema social y político serio con el gobierno conservador y corrupto del PP, en Catalunya es doblemente serio con los gobiernos nacionalistas, igualmente conservadores y corruptos y su locura racista identitaria, tan parecida a la de otras épocas históricas.
Paco Frutos Gras.

martes, 5 de diciembre de 2017


Ocho pensamientos nocturnos e intrascendentes.
En la noche se encendió una luz
Era como una chispa amarilla
Sus pasos a ella se dirigieron
Mas la luz se fue alejando de él
Paróse y el silencio retumbó
Oyéndose un seco chasquido
Del que surgió el alba furtiva
Detrás de los árboles escondida
(Mañana veremos, o no).


ESTRENO EL DÍA. ( A modo de soneto imperfecto)
Volverá la noche oscura y callada
y a recorrerla de nuevo retornaré.
De mi plaza extraña abierta y aireada 
a las calles taciturnas volveré.
En mi retina guardaré las imágenes
para que recuerden mi presencia
en balcones ventanas y trenes
que me consuelen de tu ausencia.
Y si en la noche suena una melodía
que alboroza mi corazón entero
sembrando el camino de alegría
volveré de mi sueño extranjero
abrazando la luz del mediodía
cuando del alba surja el nuevo reguero.

Paco Frutos Gras, en la noche del 5 de diciembre de 2017, cuando los ángeles ya se han ido de paseo y sólo quedan en la tierra que nos rodea los cantos de galápagos y ranas embusteras que croan con  cansino, grosero y cretino sonsonete.